HISTORIA E CIENCIAS SOCIAIS

17 abr. 2012

Mala xente I


“Mala gente”, si, “mala gente” da de Machado, desa “que va apestando la tierra”. Titulamos así unha serie? Poderíamos ter empezado con aqueles curas que siguen presentando a homosexualidade como unha anomalía, con aqueles responsables políticos que relacionan aborto e violencia estrutural contra a muller ou con outros tantos exemplos. Pero o facemos con Víctor Grifols, conselleiro delegado da multinacional do mesmo nombre, que propón que se legalicen os pagamentos por doazón de sangue (en España está prohibido dende 1985). O sorprendente non é soamente, que tamén o é, que se propoña pagar senon que ademais se faga como unha medida que complementaría o seguro de desemprego: “Podríamos pagar 60 euros por semana, que sumados al paro son una forma de vivir” (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/17/catalunya/1334651946_436308.html).

10 abr. 2012

Dickens e a educación


No bicentenario do escritor inglés, lemos esta cita sobre a educación; quizais sexa de utilidade para as reformas que se nos veñen enriba. Procede de Tempos difíciles, novela que data de 1854:
 
"El señor M'Choakumchild dio comienzo a la tarea con la mejor disposición. Hacía poco que él y otros ciento cuarenta maestros habían salido al mismo tiempo de la misma fábrica, manufacturados de acuerdo con las mismas normas, como otras tantas patas de piano. Había tenido que ejecutar infinidad de habilidades y que responder a volúmenes enteros de problemas en los que había que romperse la cabeza. Tenía en la punta de sus diez helados dedos del mano la ortografía, la etimología, la sintaxis, la prosodia, la biografía, la astronomía, la geografía, la cosmografía general, las ciencias del cálculo compuesto, el álgebra, la agrimensura, la música vocal y el dibujo de modelos. Había hecho el duro camino que conduce a la lista B del ilustre Consejo privado[1]; había desflorado las más altas ramas de las ciencias físicas y de las matemáticas, el francés, el alemán, el latín y el griego. Se sabía en detalle todas las vertientes de las aguas de los dos hemisferios (sin exceptuar una) y la historia de todos y cada uno de los pueblos, los nombres de todos los ríos y montañas, los productos, maneras de ser y costumbres de todas las regiones, sus fronteras y su situación en los treinta y dos puntos de la brújula. El señor M'Choakumchild había trabajado con exceso. Si hubiese aprendido algunas cosas menos, habría estado en situación de enseñar muchas cosas más de una manera infinitamente mejor.
Inició, pues, esta lección preparatoria, algo así como hizo Morgana en Los cuarenta ladrones, es decir, procediendo a ver lo que había en cada uno de los recipientes que tenía delante, uno después de otro. Veamos, buen M'Choaumchild, aunque llenéis cada recipiente hasta los bordes con el hirviente contenido de vuestra sabiduría, ¿creéis acaso que habréis conseguido matar por completo a esa ladrona de imaginación que se oculta en su interior? ¿No la habréis más bien mutilado y pervertido?"
Charles Dickens (1854), Tiempos difíciles, Madrid, Cátedra, 2009, pp. 93-94.


[1] La lista B era un plan de estudios establecido en 1846 por un sub-comité del Consejo Privado de la Reina para la formación de los maestros.